Clicky

Miles Kane incendia la Joy Eslava

nov 8, 2013 0 105 Views

La mítica sala madrileña se quedó pequeña en el vigoroso directo de Miles Kane.

Con aires de grandeza propios de una estrella del rock y dejándose querer por él público, Miles Kane (y su banda) entran en el escenario de una Joy Eslava llena hasta la bandera. Lo que ocurrió a partir de entonces fue algo grandioso, casi épico. Hacía algo más de un año que el apadrinado de Paul Weller vino a Madrid teloneando a Arctic Monkeys. En la noche de ayer, y con un discazo más a sus espaldas - Don’t Forget Who You Are (2013)- Miles Kane demostró que eso de telonear queda ya muy lejano. Su carrera apunta alto, y tiene pinta de ser uno de los ‘frontman’ con más gancho del rock británico en un futuro muy próximo.

Desde que realizaron el primer disparo, You’re Gonna Get It, Miles Kane y su banda no dejaron de lanzar temazos. Taking Over y Rearrange protagonizaron el primer momento de éxtasis de la noche, con un Kane entregadísimo y un público que respondía con más ganas aún. Y es que, la comunión de Miles con el respetable fue sublime. Sus paseos por el escenario, sus gestos y comentarios y sus improvisaciones con la guitarra animaron formidablemente el cotarro entre canción y canción.

De su nuevo álbum  siguieron What Condition Am I In y Better Than That, aúnadas con ‘clásicos’ del artista como Quicksand o Kingcrawler, en las que Jay Sharrock (hijo de Chris Sharrock, batería de Oasis y Beady Eye) mostró su excelente destreza con la batería.

Give Up, mezclada con una versión de Sympathy for the Devil de The  Rolling Stones, puso de nuevo al público en órbita con su enérgico riff. Sin dar opción a tomar aliento, Darkness In Our Hearts convirtió en una pista de baile la sala. Después de tanta caña, el cuerpo pedía algo de calma, y Miles Kane interpretó la sensual Take The Night From Me y la armoniosa My Fantasy. Pero la tregua duró poco, pues Tonight abría boca para el momento más exorbitante de la noche: Inhaler y Don’t Forget Who You Are. Los solos de guitarra, la frenética batería y los inagotables coros del público en los pegajosos estribillos terminaron de incendiar una Joy Eslava que se quedaba muy pequeña.

Después de una corta retirada al camerino, Miles regresó a las tablas en solitario con Colour of the Trap. Esta dulce balada fue la única dosis acústica que hubo en toda la noche y dejó bien claras las buenas formas que también tiene este artista para llegar a la gente con sus canciones ‘lentas’. Pero esos conciertos quedarán para más adelante, probablemente para cuando la madurez lo pida. Ayer Miles ya había encendido la mecha y estaba dispuesto a culminar la hazaña. Come Closer, con su incesante guitarreo y su poderoso estribillo, desató la locura en la sala (incluso el inglés tuvo la osadía de coger un móvil de entre el público y grabar el momento) y cerró una velada épica, para el recuerdo.

Cabe destacar que los encargados de amenizar la entrada a la sala fueron Pull My Strings, banda procedente de Lleida y con claras influencias de The Wombats en sus canciones.

Imagen de Miles Kane incendia la Joy Eslava Imagen de Miles Kane incendia la Joy EslavaImagen de Miles Kane incendia la Joy Eslava

View all post by

¡Comparte tu opinión!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© 2013 RockSportRadio
Top